viernes, 16 de octubre de 2009

Ciego...



Sangraba.

Primero tímidas gotas, luego, chorros espesos, coágulos.

Su boca estaba rodeada del líquido rojo que brotaba de su piel, de sus venas de su cuerpo, estaba empapada.
Sus labios se confundían ante semejante humedad, dulce humedad. Inundada.

De sus ojos, de sus lagrimales, de sus pestañas... brotaba, fluía, crecía... sangre.

Sangraba.

Su cabello castaño convertido en río de aguas rojas,
su mente oscura teñida y transformada en piedra carmesí.

Esta vez, había sido herida de muerte.

Otras veces solo se cubria de lágrimas.

Esta vez no.

Otras veces el utilizó las armas que sabía usar a la perfección, la hería con "palabras".

Esta vez no.

El quiso cambiar, y utilizó el arma letal. Calló.
Su arma fue el silencio más absoluto y más mortífero de todos.

(Tal vez el ataque no fue premeditado, pero sucedió)

Su arma fue asesina, de una muerte lenta y dolorosa.
Sin espasmos ni gritos, sin agitarse por nada.

CIEGO, CIEGO.

Caballero ciego.

Tal vez creyó que el juego terminaría como siempre.

Pero esta vez no.

Ella sangraba.

Agonizaba.

El no pudo verla, ni saber... que ya no estaba.

Ese asesino, al que ella, desangrándose, solo amaba.




Roxana

18 enredados:

IndeLeble dijo...

Que tristemente hermoso , me emocioné mucho !
Niña mia escribís tan bien ...Pensa algo alegre sos tan linda , hace una poesía al color bello de tus ojos ...
Te quiero Roxi , un besote y abrazo fuerte! Ali.

guillermo elt dijo...

Hola niña guapa... ;)

No siempre se mata con premeditación ... No siempre se mata sin querer, pero un asesino, al que se llama asesino, se supone que sabe que ha matado. Ese sabe de su culpa.

Hay un dicho que dice: "Quien siembra vientos, recoge tempestades"

Besicos.

Mil veces debo dijo...

Los silencios son armas letales para nosotras pero he a prendido que no siempre son aplicadas como tales. La mayor parte de las veces son aplicados como respuesta de no saber qué hacer.Ese es su don.
Luego de desangrarnos hasta morir resurgimos más hermosas que antes. Ese es nuestro don.
Mil cariños

Belén dijo...

No se puede amar a quien te hace sangrar...

Besicos

De cenizas dijo...

Palabras, silencios, espadas, puñales... sólo hieren si quieren herir.
"Quien te ama te hará llorar" dice un refrán. ¡mentira! Quien te ama, te hará sonreir.


besos

Enredada dijo...

Gracias por estar siempre, amigos.
Si supiera como hacer para no amar a quien me mata...
besos y los quiero

Ismael U. V. dijo...

Bueno, si ella ama a un asecino, ahi esta el problema ;)
En fin, me pase, sangriento posteo jeje.
Saluditos desenredados.

En el 5º Anillo de Saturno dijo...

Creo que hay heridas que duelen más que las de muerte,esas que dejan un dolor permanente.

alma dijo...

Amor y sangre...qué extraña combinación

Abril Lech dijo...

De cuando el amor se parece a la muerte... No es amor. Si daña es cualquier otra cosa menos amor. Que la sangre te despierte.

Y que mañana tengas un día muy feliz. Rodeada de verdadero amor.

êdetre dijo...

Muy duro este texto y muy intenso también.

Un saludo.

Tomás Mielke dijo...

bellamente escrito, bello pero lástima que haya que escribir y gastar tinta sobre este tema cuando a las mujeres había que tratarlas como reinas

besos enredados y cercanos

..Historias cortas de.... dijo...

dolor.

Iván dijo...

indescriptible dolor

Cemanaca dijo...

Mi niña...
cuanto dolor y cuanta intensidad.
me encanta !!!

Saludos conversos.

angélica beatriz dijo...

El amor verdadero es la rosa más bella de todas, mi querida Roxana, pero es la que tiene las espinas más agudas y dolorosas...

Siéntete feliz, mi querida niña, no hay algo más pleno que el corazón que ama... Ya vendrá a ti quien te lo corresponda...

Muchos besitos.

TORO SALVAJE dijo...

Cuánto dolor!!!
Con palabras, con las manos.
Me ha golpeado tu post.
Espero que estés bien.

Besos.

Tomás Mielke dijo...

ay, eras tú la que gritaba por las calles, jajjajaa, ay querida Rox, cuánto te quiero, con o sin el farol rojo, siempre ahí y más en estos momebtso cuando más necesito amor

besos