domingo, 9 de diciembre de 2007

Un domingo como todos los domingos


Hola a los que leen y dejan algo escrito y a los que leen y no me escriben pero se que leen porque me lo cuentan.
Hace bastante que no escribo, bueeee, en realidad no es mucho el tiempo pero pasa algo raro con mi blog, o por lo menos a mi me pasa que no escribir es como dejar espacios vacíos muy grandes, cosas que no digo, tal vez lo tome como un diario, que en vez de íntimo es público... no se, no se.
Hay muchas cosas que no se, pero dentro de las que si se están los domingos. PUFFFFFFFFFF, días raros si los hay!, día que uno espera junto a su amigo sábado toda la semana para no hacer nada, o hacer algo que solo se puede hacer un domingo porque hay "tiempo", y en realidad, por lo menos yo, no puedooooo porque el domingo es aburrido, no tiene onda, no tiene "buena onda", jeje, y no me dan ganas de nadaaaaaaaa.
DOMINGOS tendrían que ser declarados días del embole más grande del UNIVERSO y sus alrededores.
Acá está mi sobrina que no deja que escriba tranquila estas pavadas... ni siquiera eso!!!
Por suerte, mañana es lúnes!!!!

Saludos a todos

Yo, en domingo



Las tardes de domingo acaban tomando forma de espiral.

Te lleva a lo más hondo de tu taza, y una cucharilla que gira… gira,

y con cada vuelta una sonrisa. ¿Para qué dibujar círculos concentricos,

Si puedes crear una espiral?.

¿En qué momento perdemos o ganamos el rumbo? ¿cuando la espiral se

cierra o cuando se abre?

2 enredados:

Marcelo tu primooooooo dijo...

domingos...aburridísimos, jaaaaaaaaa, comparto tus ganas de nada, pero le pongamos onda y hagamos algo!
Negri, te quiero una bocha, venite a Río!!! dale guacha! por lo menos pasamos domingos embolados, pero vamos pa las sierras y nos embolamos más lindo!

Anónimo dijo...

Domingos de circulos y espirales... buenísimo