jueves, 15 de noviembre de 2007

Fragmento de 4.48 PSICOSIS Sarah KANE


Me aterra perder a la que nunca toqué
el amor me mantiene esclava en una jaula de lágrimas me muerdo la lengua con la que nunca pude hablarle perdí una mujer que nunca nació
beso a una mujer a través de los años que dicen que nunca vamos a
encontrarnos
Todo pasa Todo perece Todo hastía
mi pensamiento se aleja caminando con una sonrisa asesina dejando la ansiedad discordante
que ruge en mi alma
No hay esperanza No hay esperanza No hay esperanza No hay esperanza No hay esperanza No hay esperanza No hay esperanza
Una canción para mi amada, tocando su ausencia el flujo de su corazón, el rocío de su sonrisa
Dentro de diez años seguirá estando muerta. Cuando lo estoy viviendo, lidiando con eso, cuando pasan algunos días durante los cuales ni siquiera pienso, ella seguirá estando muerta. Cuando sea una señora mayor que vive en la calle y se olvida de su nombre ella seguirá estando muerta, seguirá estando muerta, sólo
Se acabó
caraJo
y debo seguir sola
Mi amor, mi amor ¿por qué me abandonaste?
Ella es el lugar mullido en el que nunca me voy a recostar y la vida no tiene significado a la luz de mi pérdida
Hecha para ser solitaria para amar lo ausente
Encontrame Liberame
de esta
duda corrosiva vana desesperación
horror en reposo Puedo llenar mi espacio llenar mi tiempo
pero nada puede llenar este vacío en mi corazón
La necesidad vital por la cual moriría
Derrumbe
Nada de si o pero.
No dije ni si ni pero, dije no.


No puedo no quiero no debo no tengo. Los innegociables.
Hoy no.
(Silencio.)
Por favor. No apagues mi mente tratando de aclararme las cosas. Escuchá y entendé, y cuando sientas desprecio, no lo expreses, al menos no verbalmente, al menos no a mi.
(Silencio. )
No siento desprecio.
¿No?
No. No es tu culpa.
No es tu culpa, eso es lo único que escucho, no es tu culpa, es una enfermedad, no es tu culpa. Ya sé que no es mi culpa. Me lo decís tanto que estoy empezando a pensar que sí es mi culpa.
No es tu culpa.
YA LO SÉ.

pero lo permitís.
(Silencio.)
¿o no?
No hay droga sobre la tierra que pueda darle significado a la vida.
Vos sos la que permite este estado de desesperación absurda.
(Silencio. )
Sos vos quien lo permite.
(Silencio. )



Sarah Kane tuvo una vida breve: se suicidó a los 28 años. Luego de varios intentos fallidos, terminó con su vida ahorcándose en el hospital donde se encontraba internada a causa de una sobredosis de fármacos. Sin embargo, dejó cinco textos para la posteridad. Uno de ellos, 4:48 Psicosis, es un preámbulo de su muerte. Marca la hora en que se registran la mayor cantidad de suicidios en Inglaterra, la hora en que se acaba el efecto de los tranquilizantes.

Autora de culto en Inglaterra, fue atacada por la crítica pero muy reconocida por sus pares, a tal punto de que el dramaturgo y Premio Nobel de literatura Harold Pinter tuvo que salir en su defensa cuando los críticos despedazaron su obra, claramente influenciada por Samuel Beckett y Antonín Artaud.

2 enredados:

Mary dijo...

Cada vez que leo me gusta más la manera de escribir de esta dramaturga, la hondura de su pensamiento, la angustia que desborda en cada palabra, gracias por poner un fragmento en tu blog!

Anónimo dijo...

buenísimo, pero terrible, no?