jueves, 18 de octubre de 2007

Despierta y...

Esto que dejo hoy lo escribí hace bastante... pequeñísimo monólogo, que necesita de correcciones y miradas.
Lo dejo porque quiero dejar cosas mías, que, aunque insignificantes, forman parte de esto que trato de ser día a día.

Cuerpo despierto y ausente.
De Roxana Sella



-No, no quiero entregar lo poco que me queda. Se que es mi tesoro, mi salvación…
No voy a entregarlo… ¿y qué es?...realmente… ¿te importa?
No voy a contestar…no por ahora.

(…)

¿Quiere saber quien soy?... soy esta que ve, esta que habla, que piensa y dice NO.
No le voy a decir mi nombre, eso no define quien soy realmente. Soy una mujer con
defectos… y muchos, con cansancio, con decepciones, soy un ser humano en esta jungla
de bestias.
Siiii, me escuchó bien. ¡Bestias! Que ya no pueden pensar, que no pueden sentir.

(…)

Cuando era chiquita, una niña… soñaba con mi príncipe azul, un día mágicamente apareció, no era exactamente azul… pero tenía música en su alma…
Y otro día, el destino; ¿Qué está escrito?...
o mi estupidez, se llevó a mi príncipe lejos, y solo quedó flotando una música en el aire…

(Pausa)
No, no voy a entregar lo poco que tengo… aunque me lo exija el mundo,
aunque mis ojos se inunden y rebalsen.


(…)

¿Por qué no me contesta? ¿Necesita escucharme? ¿Es eso?...
¿Usted goza viendo como alguien puede parecer tan mediocre?
No me importa.
No quiero escuchar.
Estoy cansada de escuchar tanta mierda.
Quiero hablar… si usted me escucha, bien, de lo contrario es cosa suya.

(…)

Tengo dedos largos y flacos. La gente dice que tengo manos de pianista…
¿Pianista yo?, le confieso que estudié muchos años, que intenté….
Pero nunca supe tocar el piano. Tengo los dedos flacos y largos y me gustan los anillos.
Me encanta mirarlos.
Tengo recuerdos…tantos. Papeles, papelitos…cartas…fotos…guardo todo lo que puedo,
lo meto en cajas que luego reviso… y recuerdo, cómo recuerdo. ¿Pero sabe una cosa?,
a esta altura sé que aunque pueda verlos y tocarlos, ya no existen… tiempo muerto…
pasado lejano.

(…)

Soy una mujer. ¿Débil? No lo sé.Por momentos si… tantas veces no
Soy mujer. Mi cuerpo está despierto. Busca, busca y no encuentra, espera y no llega nada.
Siempre busca en lugares tan…
¡Y necesito tanto!...pero de eso no quiero hablar más.
(…)

No voy a entregar lo único que tengo, aunque para usted no signifique nada.
No voy a entregar ni confesar mis sueños, ni matar para seguir adelante.

(Pausa)
(…)

Ahora no quiero hablar más. Shhhhhhhhhhhhh. Silencio!


Fin

2 enredados:

Anónimo dijo...

Nada más pasaba,
Duende del teatro!!!
Buscá, y seguí, todo aparece en algún momento.

Iván

AzulMArino dijo...

Rox!
que pasa amiga,
sabés que se te quiere no???
te leo auqnue no te escribo
Fiel a tu blog.
Oky OKY